Noticias

Transportín salva vida de perro en accidente en Madrid

By
Daniela

Viajar con tu perro en coche se ha vuelto cada vez más común entre las familias que tienen un fiel amigo de cuatro patas. Y es de suma importancia asegurarse de que el animal viaje de manera segura para evitar cualquier tipo de riesgo en caso de accidente. Un claro ejemplo de esto es el impactante suceso ocurrido en Madrid, donde un coche sufrió un accidente mientras transportaba a una border collie y a su dueña. Lo increíble es que, gracias a las medidas adecuadas tomadas, la perra salió completamente ilesa, al igual que la caja en la que viajaba. Esta valiosa herramienta fue su salvavidas en medio de ese impacto repentino", explica Rosa Roldán en su página de Facebook.

El transportín fue el héroe que salvó la vida de Cata. La educadora canina enfatiza en la importancia de asegurar correctamente este dispositivo en el vehículo. Además de protegerla de posibles golpes durante una colisión, el transportín también evitó que la perra saliera disparada y golpeara a Rosa en el momento de frenar bruscamente, lo cual hubiera sido un peligro si hubiese estado suelta dentro del coche.

Gracias a las medidas adecuadas tomadas, la perra salió completamente ilesa, al igual que la caja en la que viajaba.

"Si ya teníamos argumentos a favor del uso adecuado del transportín (y recalco lo de 'adecuado'), ahora tenemos uno más y tal vez el más valioso para mí, porque muy probablemente el transportín le salvó la vida a Cata", recalca Rosa. En un artículo previo, ya habíamos explicado cómo utilizar el transportín de manera correcta (puedes encontrar el enlace aquí para seguir los pasos). Además, aunque la legislación en España al respecto es algo confusa, existen tres formas recomendadas para viajar con tu perro en el coche: utilizar un transportín, utilizar un arnés sujeto al cinturón de seguridad o utilizar una rejilla divisoria.

Viajar con perros se ha vuelto una tendencia creciente en nuestra sociedad. Según un informe reciente, el 68% de los hogares españoles con mascotas consideran a sus perros como un miembro más de la familia. Es comprensible que, al planificar un viaje en coche, queramos llevar a nuestro fiel compañero con nosotros. Sin embargo, debemos ser conscientes de los riesgos y tomar todas las precauciones necesarias para garantizar su seguridad y la de los demás ocupantes del vehículo.

En el caso de Cata y Rosa, el transportín fue el factor clave que evitó una tragedia. Pero no todos los dueños de perros están al tanto de las medidas de seguridad adecuadas. Algunos optan por dejar que sus perros se muevan libremente en el coche o incluso los llevan en brazos mientras conducen. Esto no solo pone en peligro la vida de la mascota, sino que también aumenta el riesgo de accidentes y distracciones para el conductor.

Es importante destacar que no todos los transportines son iguales. Existen diferentes tamaños, materiales y diseños en el mercado, pero no todos ofrecen la misma seguridad. Al elegir un transportín para tu perro, debes asegurarte de que sea lo suficientemente resistente y que cumpla con los estándares de seguridad recomendados. Además, es fundamental asegurarlo correctamente en el vehículo para evitar movimientos bruscos durante el viaje.

El uso de arneses anclados al cinturón de seguridad es otra opción popular entre los propietarios de perros. Estos arneses permiten que el perro se siente o se acueste cómodamente en el asiento trasero mientras está sujeto al cinturón de seguridad. Sin embargo, es importante verificar que el arnés sea de buena calidad y que esté correctamente ajustado para evitar cualquier posibilidad de lesiones en caso de colisión.

Por otro lado, algunas personas prefieren utilizar una rejilla divisoria para separar el espacio del perro en el maletero o en la parte trasera del coche. Esta opción es especialmente recomendada para perros de mayor tamaño. Sin embargo, al igual que en los otros casos, es necesario asegurarse de que la rejilla esté bien instalada y de que sea lo suficientemente resistente para evitar que el perro pueda pasar al área del conductor en caso de un frenazo repentino.

Viajar con perros en coche es una práctica cada vez más común, pero debemos tomar las precauciones adecuadas para garantizar su seguridad y la de todos los ocupantes del vehículo. El uso de un transportín adecuadamente anclado, un arnés de calidad o una rejilla divisoria son las opciones más recomendadas. No debemos subestimar la importancia de estas medidas, ya que podrían marcar la diferencia entre la vida y la muerte en caso de un accidente.

En un mundo donde los perros son considerados miembros de la familia, es fundamental concienciar a los propietarios sobre la importancia de viajar de manera segura. La historia de Cata y Rosa es un claro recordatorio de cómo las medidas adecuadas pueden marcar la diferencia en situaciones de emergencia. Al cuidar de nuestros perros durante los viajes en coche, estamos protegiendo a nuestros fieles compañeros y asegurándonos de que podamos disfrutar de muchos momentos felices juntos en el futuro