Noticias

Discoteca Discrimina a Perro Guía

By
Daniela

Indignación y consternación se han propagado entre los amantes de los animales y defensores de los derechos de las personas con discapacidad visual, ante la noticia de un incidente ocurrido en una discoteca de Barcelona. La Fiscalía ha citado como investigadas a dos personas responsables del establecimiento, por haberle negado el acceso a una persona invidente acompañada de su amiga y su perro guía. Este desafortunado evento tuvo lugar cuando los propietarios del local impidieron que la persona invidente ingresara, alegando una estricta política de 'prohibido el ingreso de perros'. A pesar de que la víctima y la testigo explicaron que los perros guías están permitidos en este tipo de establecimientos, los dueños se mantuvieron firmes en su negativa.

Motivada por la gravedad del incidente, la Fiscalía de Delitos de Odio y Discriminación inició una investigación. La conclusión a la que se llegó es que este incidente constituye un delito contra el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas, específicamente la negación de servicios privados basada en la discapacidad sensorial.

Los propietarios del local impidieron que la persona invidente ingresara, alegando una estricta política de 'prohibido el ingreso de perros'

Es importante destacar que, en este caso, las personas denunciadas no eran porteros, sino los propietarios del local. Según ha afirmado la víctima y han corroborado los testigos recopilados por los Mossos, se les negó la entrada argumentando que está prohibida la presencia de perros en el establecimiento. Sin embargo, el problema radica en que los perros guías están autorizados a ingresar a este tipo de locales sin ninguna restricción.

Es fundamental tener en cuenta que los perros guías están altamente entrenados y cumplen con estándares rigurosos de comportamiento y obediencia. Estos nobles animales desempeñan un papel crucial en la vida de las personas ciegas, brindándoles seguridad y autonomía en su día a día. La negación de acceso a estos perros en establecimientos públicos representa un claro acto de discriminación y una violación de los derechos fundamentales de las personas con discapacidad.

La sociedad en general debe estar informada acerca de la importancia de respetar y apoyar a las personas con discapacidad visual y sus perros guías. La legislación actual ampara y respalda el derecho de las personas ciegas o con deficiencia visual a acceder acompañadas de sus animales a todos los lugares, espacios, establecimientos y transportes públicos o de uso público. Estos derechos están regulados por leyes específicas en cada Comunidad Autónoma, y es responsabilidad de todos garantizar su cumplimiento.

Este incidente lamentable ha generado un gran revuelo en la comunidad defensora de los animales y ha puesto de manifiesto la necesidad de concienciar sobre los derechos de las personas con discapacidad visual y la labor invaluable de los perros guías. Estos animales, más que mascotas, son compañeros y asistentes que ofrecen apoyo emocional, independencia y seguridad a sus dueños. Negarles el acceso a espacios públicos no solo es un acto discriminatorio, sino que también limita la integración y participación plena de las personas con discapacidad en la sociedad.

Como sociedad, debemos promover la educación y la sensibilización acerca de los perros guías y su función vital en la vida de las personas con discapacidad visual. Los establecimientos públicos, incluyendo discotecas y locales de ocio, deben cumplir con la normativa y brindar igualdad de oportunidades a todas las personas, sin importar su discapacidad. Solo así lograremos construir un entorno inclusivo y respetuoso, donde todos los individuos puedan disfrutar plenamente de sus derechos y vivir en armonía con los animales que tanto enriquecen nuestras vidas.

En resumen, este caso ha puesto de manifiesto la importancia de garantizar el acceso de las personas con discapacidad visual acompañadas de perros guías a todos los espacios públicos. La negación de este derecho constituye una forma de discriminación y violación de los derechos fundamentales. Es necesario continuar promoviendo la inclusión y concienciando a la sociedad sobre la importancia de respetar y apoyar a las personas con discapacidad y a sus fieles compañeros de cuatro patas, quienes desempeñan un papel vital en su día a día.